¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es una respuesta natural y necesaria para la supervivencia; es el arma que posee nuestro organismo para estar alerta ante cualquier posible peligro. El problema llega cuando las reacciones son demasiado intensas, muy frecuentes o se ajustan poco a la realidad de la situación. Cuando se produce un gran malestar, con síntomas físicos y psicológicos significativos y recurrentes, se considera patológica. 

Desde tiempos inmemoriales, millones de personas de todo el mundo han sentido ansiedad. El papel que ha tenido y tiene dicha ansiedad es diferente según la intensidad con la que se presenta. De tal modo, los niveles suaves o moderados de esa emoción tienen un efecto beneficioso, pues facilitan un mejor desempeño de ciertas actividades. Esto es debido a que se aumenta la atención y la motivación.

Sin embargo, cuando la ansiedad llega a ser severa, ésta puede ocasionar un deterioro total y permanente, con serias complicaciones en algunos casos, tales como: abuso de fármacos, problemas laborales o académicos, e incluso importantes problemas personales y de relación con los demás. Y siempre con un sufrimiento considerable para la persona que padece dicho trastorno de ansiedad.

 

¿TIENES ALGUNA PREGUNTA?

Si necesitas realizar alguna consulta sobre la terapia con hipnosis y el tratamiento de la ansiedad en Bilbao no dudes en ponerte en contacto con nosotros y estaremos encantados de resolver cualquier duda que tengas.

TAMBIÉN PUEDES LLAMAR O ENVIARNOS UN WHATSAPP

668 80 80 87

¿QUIERES INICIAR LA TERAPIA?

Si crees que sufres un trastorno de ansiedad y deseas comenzar una terapia con hipnosis para superarlo, este es el momento de solicitar una cita para acudir a consulta. Solo te llevará un minuto rellenar el formulario.

Los trastornos de ansiedad

Existen diferentes trastornos de ansiedad que tienen un único denominador común; los síntomas ansiosos provocan angustia o algún grado de deterioro funcional en la vida de quien los padece. 

Ansiedad generalizada

Las personas que sufren un trastorno de ansiedad generalizada (TAD) sienten ansiedad y preocupación la mayoría del tiempo, no solo en situaciones potencialmente estresantes. Estas preocupaciones son intensas, irracionales, persistentes e interfieren con el funcionamiento normal en su vida diaria ya que son difíciles de controlar.

Fobia social

La fobia social se caracteriza por un miedo irracional hacia situaciones de interacción social. Por ejemplo, los individuos que sufren este tipo de trastorno de ansiedad sienten una ansiedad incapacitante cuando tienen que hablar en público, porque tienen miedo a ser juzgados, criticados o humillados. La fobia social es un trastorno serio e incapacitante, y algunos individuos pueden incluso sufrirla al hablar por teléfono o comer frente a otras personas.

Fobias

Una fobia específica es un trastorno de ansiedad que se caracteriza por un fuerte miedo irracional a un estímulo, por ejemplo, una situación, un objeto o un lugar. La persona que padece una fobia hace todo lo posible por evitar ese estímulo que le provoca ansiedad, y esta conducta evitativa puede llegar a interferir de manera notable en el funcionamiento normal de su vida.

Trastorno de angustia

Se caracteriza por la aparición de ataques de pánico y la preocupación constante por la posibilidad de que se puedan producir, así como sus consecuencias.

En resumen, el trastorno de angustia se caracteriza por:

  • La presencia de ataques de pánico recurrentes e inesperados
  • Preocupación después de haber tenido un ataque de pánico de que va a ocurrir otro, al menos durante un mes.
  • Preocupación por las implicaciones o consecuencias de un ataque de pánico (como pensar que el ataque de pánico es un signo de un problema médico no diagnosticado). Por ejemplo , algunas personas han repetido pruebas médicas debido a estas preocupaciones y, a pesar de los resultados negativos de las pruebas, todavía tienen temores de malestar
  • Cambios significativos en el comportamiento que se relacionan con los ataques de pánico (como evitar actividades como el ejercicio físico, ya que aumenta la frecuencia cardíaca).
Terapia ansiedad Bilbao

ALGUNOS DATOS SOBRE LA ANSIEDAD EN BILBAO

  • Se estima que en Bilbao nueve de cada diez personas (96%) han sentido ansiedad en el último año, y cuatro de cada diez (42,1%) lo han hecho de manera frecuente o continuada.
  • En función del género y edad, la ansiedad se presenta en mayor grado en los bilbaínos y bilbaínas menores de 45 años, principalmente entre las mujeres.
  • Los síntomas más frecuentes de la ansiedad son la irritabilidad (46,8%), la ansiedad (39,5%), el insomnio (38,0%), los dolores de cabeza y musculares (32,2%) y la fatiga física (29,9%).

Causas y síntomas

La ansiedad se desencadena por muchas razones. Por ejemplo, algunas experiencias vitales, que no tienen por qué ser malas o negativas sino que es suficiente con que sean grandes cambios, como un trabajo nuevo o una ruptura sentimental, pueden generar un episodio de ansiedad. En otras ocasiones, algunas situaciones muy amenazantes, como un accidente de tráfico, la provocan y después permanecen meses e incluso años después del suceso. También hay determinados factores genéticos que podrían influir, el estar sometido a mucho estrés de forma continuada o el consumo de algunas drogas.

La ansiedad se manifiesta de formas muy distintas. No todas las personas tienen los mismos síntomas, ni éstos la misma intensidad en todos los casos. Cada persona, según su predisposición biológica y/ o psicológica, se muestra mas vulnerable o susceptible a unos u otros síntomas.

Físicos:

Taquicardia, palpitaciones, opresión en el pecho, falta de aire, temblores, sudoración, molestias digestivas, náuseas, vómitos, “nudo” en el estómago, alteraciones de la alimentación, tensión, cansancio, hormigueo, sensación de mareo e inestabilidad. 

Psicológicos: 

Inquietud, agobio, sensación de amenaza o peligro, ganas de huir o atacar, inseguridad, sensación de vacío, sensación de extrañeza o despersonalización, temor a perder el control, recelos, sospechas, incertidumbre, dificultad para tomar decisiones. 

De conducta: 

Estado de alerta e hipervigilancia, bloqueos, torpeza o dificultad para actuar, impulsividad, inquietud motora, dificultad para estarse quieto y en reposo. 

Intelectuales o cognitivos: 

Dificultades de atención, concentración y memoria, preocupación excesiva, pensamientos distorsionados e importunos, incremento de las dudas y sensación de confusión.

La hipnosis en el tratamiento del estrés y la ansiedad

Desde hace años, diferentes estudios tratan de evaluar científicamente la efectividad de la hipnosis en el tratamiento de la ansiedad. Por ejemplo, un estudio que se remonta al año 1976 comparó la eficacia de la hipnosis con la desensibilización sistemática. En el experimento se trabajó con 36 estudiantes que mostraban niveles de ansiedad inusualmente elevados ante los exámenes. Así se pudo apreciar que la hipnosis era mucho más eficaz para controlar la ansiedad que la clásica técnica de desensibilización sistemática.

En general la hipnosis es muy útil para controlar la ansiedad, ya que el mismo estado hipnótico es muy relajante. Cuando la ansiedad está provocada por conflictos que no han salido a la luz, sino que se mantienen en las sombras del inconsciente, la hipnosis resulta especialmente útil para descubrir y solucionar esos conflictos internos, ya que resuelven desde el origen.

Es importante señalar que la hipnosis es una técnica, no una terapia, es decir, es una herramienta que debe ser utilizada en un marco terapéutico más amplio, y su eficacia está condicionada a multiples factores que pueden afectar tanto a la duración como a los resultados obtenidos en el proceso terapéutico.

Hay que tener en cuenta también que existe un extenso grupo de trastornos denominados “trastornos de la ansiedad”, que conllevan, lógicamente, un tratamiento diferenciado para cada uno de ellos.

Ir arriba