Cahmpix retirado del mercado

Si en alguna ocasión te has planteado dejar de fumar es muy posible que hayas oído hablar del conocido fármaco Champix, que es el nombre con que el que se ha comercializado en la Unión Europea el medicamento para dejar de fumar fabricado por Pfizer (denominado en Estados Unidos Chantix, y de forma genérica vareniclina). Chantix/Champix fue aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) en mayo de 2006, como un medicamento recetado a los adultos mayores de 18 años para dejar de fumar. Un tratamiento que, por norma general, se administra durante un periodo que oscila entre las 12 y las 24 semanas. En España, desde finales de 2019 ha sido un tratamiento financiado por la Seguridad Social.

¿Qué es el Champix?

Los fumadores se hacen adictos a la nicotina, una sustancia química presente en el tabaco que actúa sobre el sistema nervioso, donde su unión a una serie de receptores provoca la liberación de un mensajero químico, la dopamina, responsable de la sensación placentera que produce fumar. El principio activo de Champix, la vareniclina,  ayuda a aliviar los síntomas de la abstinencia, y a reducir los efectos “placenteros” del  tabaco.

Los estudios disponibles muestran que un 23% de los pacientes que toman Champix sigue sin fumar 12 meses después de dejarlo, pero sin olvidar que ni este ni otros fármacos son eficaces sin un componente de motivación muy importante por parte del paciente. También es clave la terapia complementaria, que suele hacerse de forma combinada, para dar a la persona recursos para evitar la recaída.

¿Por qué se ha retirado Champix del mercado?

La farmacéutica Pfizer bloqueó en España los primeros lotes el pasado julio tras la detección en las pastillas de nitrosaminas, unos compuestos potencialmente cancerígenos. Inicialmente se indicó que la distribución del fármaco recuperaría la normalidad en septiembre, pero la compañía asegura ahora que no está en condiciones de “confirmar en qué fecha podrá resolverse esta situación”. Pfizer ya dejó de suministrar el medicamento a principios de verano y ahora ha ordenado su retirada e nivel mundial.

El Comité de Medicamentos de Uso Humano (CHMP, por sus siglas en inglés) de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés), ha concluido su análisis sobre la impureza N-nitroso-vareniclina en Champix (Pfizer) en niveles superiores a los que están considerados como aceptables para los medicamentos en la Unión Europea, tal y como recoge el comunicado emitido por la EMA tras la última reunión mantenida entre el 13 y el 16 de septiembre.

Efectos secundarios Champix

Podemos consultar aquí el documento completo que ofrece en su web la Agencia Europea del Medicamento sobre este fármaco. No obstante llama especialmente la atención la advertencia que se hace sobre determinados efectos secundarios: “Se han notificado casos de depresión, ideación y comportamiento suicida e intento de suicidio en pacientes que recibían CHAMPIX. Si está tomando CHAMPIX y presenta agitación, estado de ánimo depresivo, cambios de comportamiento que le preocupen a usted o a su familia o si desarrolla pensamientos o comportamiento suicida, debe dejar de tomar CHAMPIX y contactar con su médico inmediatamente para una evaluación del tratamiento”

En el año 2008 El Mundo publicaba un artículo en el que se hablaba de la relación entre el fármaco Champix y graves problemas para la salud.  

En noviembre de 2007 la agencia estadounidense del medicamento (FDA) empezó a prestar atención a la presencia de alteraciones de la salud posiblemente relacionadas con la vareniclina y lanzó una llamada a médicos y pacientes para que dieran a conocer la aparición de cualquier trastorno en los consumidores del producto.

Otro organismo, el Instituto para el Uso Seguro de los Medicamentos de EEUU, tras revisar todos los registros de la FDA sobre este tema, parece que durante el primer año de comercialización se produjeron 988 episodios graves relacionados con vareniclina. Entre otras reacciones se dieron accidentes y caídas, alteraciones de la frecuencia cardiaca potencialmente letales, infartos de miocardios, convulsiones y diabetes.

Pero no quedan ahí sus efectos. Parece que vareniclina también se ha visto asociada con graves alteraciones de la salud mental. Desde mayo de 2006 a diciembre de 2007 se registraron 227 casos de intentos de suicidio o suicidios, 397 trastornos de psicosis y 525 conductas de hostilidad o agresión. Dentro de los informes de suicidio se registraron además 41 menciones de pensamientos homicidas, 60 casos de paranoias y 55 de alucinaciones.

Según explica el informe del organismo evaluador, los datos “ofrecen una fuerte señal” de que los riesgos del tratamiento con vareniclina han sido subestimados.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Call Now Button Scroll to Top