mitos y realidades sobre la hipnosis

Durante muchos años han circulado una gran cantidad de mitos entorno a lo que es la hipnosis y lo que podía suceder a una persona que fuese hipnotizada. Lamentablemente, hasta hoy en día, se siguen difundiendo diversos estereotipos que llevan a la gente a falsas creencias, reticencia y confusión en todo lo que tiene que ver con la hipnosis.


¿Las personas en estado hipnótico pierden la conciencia?

Esto no sucede así. La realidad es que se mejora la concentración y se focaliza de una forma poco usual siendo el cliente consciente en todo momento del proceso.

¿La hipnosis es una forma de sueño?

Este mito se mantiene debido a la creencia popular de que para ser hipnotizado hay que tener los ojos cerrados. El hecho de cerrar los ojos es porque se facilita la concentración, pero se puede hipnotizar a una persona con los ojos abiertos como ocurre en la llamada “hipnosis activa” realizada, entre otros, por Hilgard. Han contribuido tambien a fomentar esta creencia los hipnotizadores teatrales que tradicionalmente han vinculado el sueño con la hipnosis.

¿La hipnosis implica una pérdida de la voluntad?

Si no hay voluntad por parte de una persona para ser sometida a este proceso no habrá hipnosis. No puede inducirse este estado de focalización atencional sin la colaboración del sujeto.

¿La persona en estado hipnótico se encuentra bajo el control del hipnotizador?

Esto es falso ya que las personas hipnotizadas no se hallan dominadas por el hipnotizador. En todo momento poseen completamente intacta la capacidad de tomar decisiones. Si se ordena a una persona que haga algo en contra de su voluntad o de su código de conducta personal, ésta saldría de inmediato del estado hipnótico. Las personas “obedecen” a lo que ellas quieren, nunca contra su propia voluntad.

¿En hipnosis uno puede recordar con exactitud todo lo que le ha sucedido a lo largo de su vida?

Algunas personas piensan que una vez hipnotizadas pueden recordar con una precisión absoluta todas las experiencias pasadas, pero esto no sucede así. En ocasiones se puede fabular o inventar una historia.

¿El éxito para conseguir que una persona entre en un trance hipnótico se debe al “poder” del hipnotizador?

Cualquier persona correctamente cualificada puede hacer uso de estos procedimientos sin necesidad de tener ningún “don” especial.

¿Las personas no pueden hablar cuando se encuentran en hipnosis?

Como en la hipnosis no se pierde la conciencia ni es un sueño es evidente que es perfectamente posible hablar, especialmente si el profesional lo requiere.

¿Las personas lo que ha ocurrido mientras están en estado hipnótico?

La mayoría de la gente recuerda todo o casi todo lo que se le dijo e hizo cuando estaba bajo hipnosis.

¿La hipnosis crea dependencia del sujeto respecto del hipnotizador?

Esta falsa creencia tiene su origen en el cine, la televisión o los espectáculos de hipnosis teatral en los que tradicionalmente se ha mostrado el “poder” del hipnotizador sobre el hipnotizado. Esto es un mito totalmente infundado que nada tiene que ver con la realidad. Los profesionales de la hipnosis no somos charlatanes, sanadores o personas del espectáculo.

¿La hipnosis es una terapia?

La hipnosis no es una terapia por sí misma. La hipnosis sólo es una técnica específica que puede ser provechosamente empleada para procurar importantes cambios. Podemos decir que los individuos no se tratan con hipnosis, sino bajo hipnosis y ayudados de otras técnicas y herramientas que maneja el profesional.

¿Las personas hipnotizables son mentalmente débiles, incultas, crédulas o poco inteligentes?

Hay una correlación ligeramente positiva entre la inteligencia y la hipnotizabilidad. Podemos afirmar que son las personas mas inteligentes las que de forma mas fácil pueden alcanzar este estado de focalización atencional.

¿La hipnosis es peligrosa?

Esta hipótesis nunca se ha observado. Miles de sujetos han sido hipnotizados en varias ocasiones sin apreciarse ningún daño psicológico ni físico, sino todo lo contrario, un beneficio.

¿Para ser hipnotizada la persona debe estar relajada?

No es necesario relajar antes a una persona para hipnotizarla, de hecho puede inducirse este estado a una persona que se encuentra nerviosa previamente.

¿La persona hipnotizada puede quedar en trance indefinidamente si no es despertada?

Las personas pueden salir de este estado en cualquier momento. Hay que recordar una vez mas que no es un estado de sueño, por lo cual no podemos hablar de despertar a alguien que no se encuentra dormido. Si es verdad que en este estado de relajación la persona puede excepcionalmente quedarse dormida en lo que conocemos como sueño convencional, pero despertaría sin problema alguno por sus propios métodos.

¿La hipnosis implica siempre un mismo ritual monótono de inducción?

Cada persona puede alcanzar este estado a través de un método distinto y no siempre es necesario hacerlo de la misma forma.