¿Qué es el rubor facial?

El rubor facial es una reacción fisiológica natural producida por la vasocompresión (encogimiento) de los capilares sanguíneos (pequeñas arterias) que irrigan las zonas de la cara, especialmente de las mejillas y las orejas.  Cualquier persona puede experimentarlo en algun momento de su vida, y se produce en situaciones que activan nuestro sistema de alerta o ante estímulos físicos o psicológicos.

Por lo general, el rubor facial es una respuesta natural ante emociones que nos provocan cierta ansiedad , como la vergüenza, la culpa o el nerviosismo. El problema surge cuando esta reacción de enrojecimiento es excesiva en su intensidad o frecuencia, o se presenta sin que exista ningún estímulo externo que la provoque. En este caso estamos hablando de rubor facial patológico, un problema serio que puede llevar a la persona afectada a una clara limitación en su vida social o laboral, con el consiguiente malestar psicológico que ello conlleva.

¿Por qué se produce el rubor?

Charles Darwin, en su obra La Expresión de las Emociones en el Hombre y los Animales, afirmaba que ruborizarse era “la más peculiar y la más humana de todas las expresiones”. Dedicó un capítulo entero al sonrojo, y lo describió como un fenómeno “provocado por lo que otros piensan de nosotros”. En una revisión más reciente, se define la experiencia de ruborizarse como “un enrojecimiento u oscurecimiento del rostro, orejas, cuello, y parte superior del pecho, que ocurre en respuesta a percibir el escrutinio o la evaluación social”

El miedo a ruborizarse (eritrofobia)

La eritrofobia es el miedo a ruborizarse en público, y se produce cuando el enrojecimiento de la cara genera una fuerte sensación de agobio. Se suele experimentar cuando se tiene un gran nerviosismo y ansiedad y, como consecuencia, el sonrojo es todavía mayor, aumentando el estado negativo. Es fundamental tener en cuenta que hablamos eritrofobia cuando la persona le da importancia al rubor, ya que en caso contrario no estaríamos considerando este problema.

Esta fobia la podemos considerar como un subgrupo dentro de las fobias de tipo social. El malestar y/o vergüenza de la persona al producirse el enrojecimiento puede ser tan elevado, que le puede llevar a evitar aquellas relaciones sociales en las cuales pudiera pensar que esa sensación podría volver a repetirse.

¿Quién sufre la eritrofobia y cuáles son sus síntomas?

Aquellas personas que padecen esta fobia, en muchos casos…

  • Son muy sensibles a la crítica y la opinión de los demás.
  • Se sienten incapaces en situaciones sociales aunque realmente no lo sean.
  • Son perfeccionistas.
  • Tienden a ser muy exigentes con ellas mismas siendo a veces su peor juez.
  • Sienten miedo al error, por pequeño que sea, puesto que les hace sentir que serán rechazadas o humilladas.
  • Suelen depender de los demás para forjar y reforzar su autoestima, siendo ésta muy volátil.
  • Tienen un gran temor al rechazo de los demás.
  • Sienten miedo, vergüenza y culpa a sentirse incómodos en relación con los otros y, a expresarlo.
  • Sienten vergüenza y ansiedad cuando se ponen rojos.
  • Están constantemente auto-observándose, con el fin de percibir cuándo se incomodan y evitar expresarlo.
  • Se centran en su propio cuerpo tratando de controlar los síntomas que temen y aumentan el malestar.
  • Desarrollan un mecanismo en el cual, cuando sienten que se sonrojan, su ansiedad aumenta, produciendo a su vez un aumento del rubor, lo que vuelve a aumentar la ansiedad.
  • Perciben un aumento del ritmo cardiaco, sudoración y modificaciones en la respiración.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Call Now Button Ir arriba