Terapia autoestima e inseguridad con hipnosis en Bilbao

La autoestima podemos definirla como la valoración que hacemos de nosotros mismos a partir de las experiencias y sensaciones que hemos experimentando a lo largo de la vida. De ella dependen en gran medida las expectativas que tenemos sobre nosotros mismos y el autoconcepto, ese aspecto fundamental para triunfar en aquello que nos proponemos. Nuestra autoestima o imagen propia incluye pensamientos y sentimientos positivos, negativos y neutrales sobre quién somos. Se desarrolla a través del tiempo y cambia según acumulamos experiencia en nuestras relaciones familiares, ocupacionales y sociales.

Cuando una persona tiene problemas de autoestima, o una baja autoestima, esto se traduce en una gran cantidad de problemas en diversos ámbitos de su vida. Una persona con baja autoestima suele sentirse más infeliz y mucho más limitada en cuanto a lo que puede o debe hacer.

Nadie nace con un nivel de autoestima determinado. La autoestima se va desarrollando a lo largo de nuestra existencia. Para ello intervienen diversos factores que se podrían clasificar en dos grandes grupos:

Factores ambientales o relativos a la experiencia (el contexto): los acontecimientos, anécdotas, circunstancias, etcétera que vivimos a lo largo de nuestra vida son algunos componentes que influyen de manera decisiva en nuestro nivel de autoestima, haciendo que esta sea alta o baja. Dentro de este grupo se incluye también nuestra forma de resolver los problemas y los resultados obtenidos, que nos harán sentirnos personas más o menos competentes ante la adversidad. También dentro de este grupo de factores destacan las personas que nos rodean. La gente que forma parte de nuestra vida, su manera de tratarnos, los mensajes que nos dan… pueden hacer que aprendamos a vernos de una forma determinada.

Factores cognitivos (nuestra mente): tan importante es lo que nos pasa en la vida como la interpretación que le damos a lo ocurrido. En este sentido, la explicación que damos a nuestros éxitos y fracasos influirá de forma muy importante en nuestra autoestima. Por ejemplo, no es lo mismo creer que hemos aprobado un examen por suerte, que creer que lo hemos conseguido gracias a nuestro esfuerzo. Al mismo tiempo, la forma de ver el mundo influirá enormemente en cómo nos sintamos y dicho sentimiento afectará a su vez a nuestros niveles de autoestima. Por ejemplo, hay personas que ante un mínimo error ya consideran que todo lo hacen mal dejando su autoestima a niveles muy bajos.

Las características de una persona con baja autoestima son diversas:

  • Tienen una mayor tendencia a la depresión y a sufrir ante las adversidades.
  • No se sienten seguras de si mismas.
  • Tienen miedo de expresar sus gustos u opiniones. Prefieren quedarse callados antes que opinar ya que consideran que “no tienen derecho” o que los demás consideraran que no lo tienen.
  • Son mucho más vulnerables y suelen tomarse a mal cualquier crítica o queja hacia su persona, debido a que siempre tienen miedo sobre si serán o no aceptados por los demás.
  • Tienen mayor dificultad para relacionarse con los demás. Siempre suelen estar pensando como se interpretará aquello que dicen o hacen y si caerán bien o mal a los demás.
  • Sienten una gran necesidad de ser aceptados por los demás ya que no se aceptan a sí mismas. Por este mismo motivo, suelen sentirse muy presionados cuando están con otras personas.
  • Tienen miedo de arriesgarse por miedo a fracasar.
  • Tienen menos probabilidad de lograr lo que se proponen porque siempre están pensando de antemano que no lo lograrán.
  • Suelen dejarse atropellar por los demás o ser maltratados por miedo a resistirse y quedarse solos.
  • Les cuesta expresar sus sentimientos.
  • Suelen creer que siempre los demás están por encima de una o uno, son superiores, valen más y por lo tanto sus problemas también son más importantes.
  • Tienen mayor dificultad para enfadarse con las demás personas por miedo a que la otra persona “no acepte el enfado”.
  • Pueden ser muy autoexigentes y nunca valorar sus propios logros.
  • No tienen confianza en sí mismos ni creen que puedan lograr lo que se proponen.
  • Suelen excusarse y justificarse por todo. Siempre tienen miedo de estar molestando o quitándole tiempo a los demás.

La hipnosis y el desarrollo de la autoestima

La Hipnosis es una fuente de “vitaminas naturales” y de autoestima, que hace que se fortalezca nuestra mente. Se puede decir que es la técnica más potente y rápida para conseguir un elevado nivel de autoestima.

Las personas que aumentan su autoestima asumen sus responsabilidades con facilidad, están orgullosas de sus logros, afrontan nuevos retos con entusiasmo, utilizan sus medios, oportunidad y capacidades para modificar su vida de manera positiva, se quieren y se respetan a si mismas, y consiguen el aprecio y respeto de quienes les rodean, se aceptan, resuelven sus envidias y celos y son más tolerantes. Comienzan a apreciar sus dones naturales, y dejan de estar influidas por las personas de su entorno, dejan de frustrarse, se sienten eficaces, dejan de actuar a la defensiva, de­jan de culpar a los demás por sus debilidades, dejan de mentir y de mentirse.

Cuando la autoestima se aborda con hipnosis, influye muy eficazmente en nuestra actitud para alcanzar metas en el futuro. Aunque no esté garantizado el éxito, se asumen nuevos retos, enfrentándonos a las dificultades con confianza, intentando experiencias nuevas y gratificantes. Nos atrevemos a hacer cambios, somos más flexibles y desarrollamos unas relaciones saludables.

Quiero iniciar terapia

Pide tu cita ahora

Si crees que sufres inseguridad, o tienes una baja autoestima, y deseas iniciar un proceso terapéutico con hipnosis, este es el momento de solicitar una cita para acudir a consulta. Solo te llevará un minuto rellenar el formulario.

Necesito más información

Te ayudamos a resolver cualquier duda

Si necesitas más información, o aclarar cualquier duda sobre la terapia con hipnosis para mejorar la autoestima, puedes rellenar el siguiente formulario y estaremos encantados de informarte sin ningún compromiso.