Terapia para ansiedad y estres en Bilbao

El estrés (del inglés stress, “tensión”) es una reacción fisiológica del organismo en el que entran en juego diversos mecanismos de defensa para afrontar una situación que se percibe como amenazante o de demanda incrementada.

El estrés es una respuesta natural y necesaria para la supervivencia, a pesar de lo cual hoy en día se confunde con una patología. Esta confusión se debe a que este mecanismo de defensa puede acabar, bajo determinadas circunstancias frecuentes en ciertos modos de vida, desencadenando problemas graves de salud.

Desde tiempos inmemoriales, millones de personas de todo el mundo han sentido ansiedad. El papel que ha tenido y tiene dicha ansiedad es diferente según la intensidad con la que se presenta. De tal modo, los niveles suaves o moderados de esa emoción tienen un efecto beneficioso, pues facilitan un mejor desempeño de ciertas actividades. Esto es debido a que se aumenta la atención y la motivación.

Sin embargo, cuando la ansiedad llega a ser severa, ésta puede ocasionar un deterioro total y permanente, con serias complicaciones en algunos casos, tales como: abuso de fármacos, problemas laborales o académicos, e incluso importantes problemas personales y de relación con los demás. Y siempre con un sufrimiento considerable para la persona que padece dicho trastorno de ansiedad.

¿Cuáles son los síntomas más comunes de la ansiedad y el estrés?

Las manifestaciones sintomatológicas de la ansiedad son muy variadas y pueden clasificarse en diferentes grupos:

Físicos:

Taquicardia, palpitaciones, opresión en el pecho, falta de aire, temblores, sudoración, molestias digestivas, náuseas, vómitos, “nudo” en el estómago, alteraciones de la alimentación, tensión y rigidez muscular, cansancio, hormigueo, sensación de mareo e inestabilidad. Si la activación neurofisiológica es muy alta pueden aparecer alteraciones del sueño, la alimentación y la respuesta sexual.

Psicológicos: 

Inquietud, agobio, sensación de amenaza o peligro, ganas de huir o atacar, inseguridad, sensación de vacío, sensación de extrañeza o despersonalización, temor a perder el control, recelos, sospechas, incertidumbre, dificultad para tomar decisiones. En casos más extremos, temor la muerte, la locura, o el suicidio.

De conducta: 

Estado de alerta e hipervigilancia, bloqueos, torpeza o dificultad para actuar, impulsividad, inquietud motora, dificultad para estarse quieto y en reposo. Estos síntomas vienen acompañados de cambios en la expresividad corporal y el lenguaje corporal: posturas cerradas, rigidez, movimientos torpes de manos y brazos tensión de las mandíbulas, cambios en la voz, expresión facial de asombro, duda o crispación, etc.

Intelectuales o cognitivos: 

Dificultades de atención, concentración y memoria, aumento de los despistes y descuidos, preocupación excesiva, expectativas negativas, rumiación, pensamientos distorsionados e importunos, incremento de las dudas y la sensación de confusión, tendencia a recordar sobre todo cosas desagradables, sobrevalorar pequeños detalles desfavorables, abuso de la prevención y de la sospecha, interpretaciones inadecuadas, susceptibilidad, etc.

Sociales: 

Irritabilidad, ensimismamiento, dificultades para iniciar o seguir una conversación, en unos casos, y verborrea en otros, bloquearse o quedarse en blanco a la hora de preguntar o responder, dificultades para expresar las propias opiniones o hacer valer los propios derechos, temor excesivo a posibles conflictos, etc.

No todas las personas tienen los mismos síntomas, ni éstos la misma intensidad en todos los casos. Cada persona, según su predisposición biológica y/ o psicológica, se muestra mas vulnerable o susceptible a unos u otros síntomas.

¿Qué causa la ansiedad y los trastornos de ansiedad?

La ansiedad puede ser parte de tu composición genética y bioquímica, así como parte de tu personalidad. Hay muchas cosas que pueden provocar ansiedad, tales como tu entorno, situaciones estresantes, problemas familiares o un evento traumatizante.

Algunas de las causas de los trastornos de ansiedad pueden ser:

  • Genética: Un historial de ansiedad dentro de tu familia.
  • Bioquímica: Un desequilibrio de las sustancias químicas en el cerebro que regulan los sentimientos y las reacciones físicas, las cuales pueden alterar tus pensamientos, emociones o conducta.
  • Un evento estresante: Un solo evento o una serie de eventos tales como divorcio, abuso, acoso escolar continuo (bullying), abuso sexual, una muerte, ruptura de una relación o conflicto familiar.
  • Personalidad: Ciertos tipos de personalidad corren más riesgo de sufrir de ansiedad que otros.

La hipnosis en el tratamiento del estrés y la ansiedad

La Hipnosis es una herramienta altamente eficaz para lidiar con la ansiedad y el estrés, ya que trabaja sobre dos áreas bien diferenciadas. La primera es la reprogramación de la respuesta automática frente al problema, y la segunda es la investigación de la causa del  estrés que muchas veces no es lo que la persona conscientemente piensa que es.

El tratamiento bajo hipnosis de la ansiedad simple (trastorno del estrés) no reviste complejidad alguna. Es necesario entender que esta tipología de paciente ansioso necesita un protocolo de introducción ligeramente más largo (el ansioso por definición se relaja con dificultad, así pues la relajación sistemática debe adaptarse al paciente). Una vez focalizado, se le aplica una desensibilización sistemática del estresor y una inhibición recíproca para que obtenga autocontrol en posibles episodios de ansiedad. Si se tratara de un estrés cuyo estímulo es cotidiano, provocando episodios de ansiedad prácticamente diarios, debería añadirse una reestructuración cognitiva de su reacción, andamiándola a percibir el estímulo cambiado de foco (en forma no estresante).La reacción habitual del paciente al tratamiento suele ser un afrontamiento sintónico reestructurado en no más de 2 ó 3 sesiones.

Es importante destacar que existe un extenso grupo de trastornos denominados “trastornos de la ansiedad”  que conllevan lógicamente un tratamiento diferenciado para cada uno de ellos.

Quiero iniciar terapia

Pide tu cita ahora

Si crees que sufres un trastorno de ansiedad, y deseas iniciar un proceso terapéutico con hipnosis, este es el momento de solicitar una cita para acudir a consulta. Solo te llevará un minuto rellenar el formulario.

Necesito más información

Te ayudamos a resolver cualquier duda

Si necesitas más información, o aclarar cualquier duda sobre la terapia con hipnosis para estrés y ansiedad, puedes rellenar el siguiente formulario y estaremos encantados de informarte sin ningún compromiso.