Tratamiento de insomnio con hipnosis en Bilbao

El insomnio es uno de los trastornos del sueño más comunes.

Aunque el insomnio únicamente suele concebirse como la dificultad para iniciar el sueño, lo cierto es que la dificultad para dormir puede tomar varias formas:

  • dificultad para conciliar el sueño al acostarse (insomnio inicial, el más común de los tres)
  • despertarse frecuente durante la noche (insomnio intermedio)
  • despertarse muy temprano por la mañana, antes de lo planeado (insomnio terminal)

Esto impide la recuperación que el cuerpo necesita durante el descanso nocturno, pudiendo ocasionar somnolencia diurna, baja concentración e incapacidad para sentirse activo durante el día.

Existen múltiples factores que pueden intervenir en este tipo de trastorno:

  • Alcohol: al contrario de lo que mucha gente piensa, el alcohol no ayuda a dormir bien. Más bien todo el contrario. Si toma demasiado alcohol por la noche, no solo dormirá peor sino que corre el riesgo de mezclar resaca con cansancio el día siguiente.
  • Pesadillas: El miedo a sufrir pesadillas recurrentes puede impedir que logre conciliar el sueño.
  • Depresión: Las personas que sufren una depresión u otros trastornos psicológicos como ataques de pánico, ansiedad, etc. pueden experimentar mayor dificultad para dormir por la noche
  • Motivos familiares: Hay bebés que no duermen por la noche y a consecuencia sus padres tampoco. Y una vez que se ha logrado calmar un bebé que llora por la noche, es frecuente que los padres tenga dificultad en volver a dormirse.
  • Condiciones y enfermedades: A veces sufren el insomnio las personas que padecen condiciones tales como el asma, colon irritable, impotencia, acné u otras alteraciones de la piel, caída del cabello, apnea del sueño , alergias, impotencia, obesidad, ansiedad, hipertensión, etc. Muchas veces bien por los efectos físicos de su condición (dificultad de respirar o la tos, picores, necesidad de acudir al cuarto de baño repetidas veces, dolor de barriga….), o bien por los efectos psicológicos de la misma (nerviosismo, preocupación, estrés..)
  • Cambios en la hora de dormir: El jetlag, o un trabajo en el que tiene que hacer distintos turnos y horarios pueden provocar trastornos del sueño.
  • Medicinas: Estimulantes, anfetaminas, diuréticos, pastillas para adelgazar…. Varios tipos de medicinas pueden provocar el insomnio como efecto secundario. Antes de tomar medicamentos es importante leer sobre las contraindicaciones y efectos secundarios.
  • Abuso de sustancias: El abuso de sustancias como drogas, alcohol, tabaco, cafeína, tranquilizantes etc.
  • Situaciones de estrés: Grandes cambios en su vida doméstica o laboral, problemas financieros, la muerte de un ser querido…
  • Ruidos externos: Si usted o su pareja suelen roncar, si hay ruidos de terceros en su casa durante la noche, si sus vecinos llevan un horario distinto, o si el camión de la basura pasa por su calle muy tarde… Todas estas situaciones pueden ser la fuente de su insomnio.

La hipnosis en el tratamiento del insomnio

En primer término se debe descartar que el trastorno del sueño se deba a causas neurológicas o patologías médicas, por ello, es preciso realizar una evaluación neurológica para descartar esta posibilidad.

En caso de que la exploración neurológica resultase negativa y no se encuentre causa biológica para el mismo, podemos atribuirlo a causas psicológicas.

Una vez ubicados con certeza clínica en la causas psicológicas como precursoras del insomnio, pueden contemplarse 3 opciones:

  • Insomnio como consecuencia de un trastorno de ansiedad.
  • Insomnio como consecuencia de una falta de higiene en la conducta del sueño (horarios inestables, cambios de turno laboral, jet lag, etc.).
  • Insomnio como consecuencia de una experiencia traumática.

En las 3 opciones (debe establecerse cual es la responsable en su caso) existen herramientas de modificación de conducta plenamente eficientes y contrastadas para la extinción del trastorno.

El tratamiento debe tener como objetivo restaurar los mecanismos que se han deteriorado. Esto implica restablecer las condiciones que desencadenan el sueño de forma automática y lograr que dicho automatismo perdure en el tiempo.

Para lograr este objetivo es necesario:

  • Conseguir las condiciones fisiológicas adecuadas.
  • Mantener un ambiente propicio para el sueño.
  • Generar la desactivación física y cognitiva (mental) necesaria para que se produzca el sueño.
  • Recuperar el automatismo, de manera que los mecanismos que desencadenan el sueño se produzcan de forma automática y sin ningún esfuerzo. Se trata de controlar los estímulos internos y externos, logrando que, por ejemplo, meterse en la cama o ponerse la ropa de dormir desencadene el sueño.

Por lo expresado anteriormente el objetivo en el tratamiento hipnoterapéutico cognitivo–conductual del insomnio abarca varios aspectos:

  • Conseguir las condiciones fisiológicas y físicas adecuadas: se trata de establecer cuales son las condiciones físicas y fisiológicas que pueden estar influyendo en la aparición del insomnio brindando las indicaciones pertinentes para modificarlas. Al mismo tiempo que se establecen estrategias personalizadas para favorecer la consecución del sueño, desactivar el insomnio y lograr dormir con un descanso intenso y reparador.
  • La desactivación fisiológica: se entrena en técnicas de relajación tendientes a reducir la tensión muscular propiciando la desactivación fisiológica.
  • La desactivación cognitiva: Los pensamientos y las preocupaciones son un componente fundamental del insomnio. El problema que plantea el control de los pensamientos es, que cuanto más tratamos de evitar pensar en ellos más se nos imponen. Por ello es fundamental determinar que tipo de pensamientos intrusivos surgen a la hora de dormir y establecer las estrategias adecuadas para evitarlos, generando de esta forma una desactivación cognitiva.

Al utilizar la hipnosis cognitiva dentro de este esquema terapéutico, frente al tratamiento del insomnio, se consigue acelerar y profundizar en el logro de los objetivos planteados.

Aprender las técnicas de relajación de manera eficiente para implementarlas en el momento de ir a dormir requiere mucho tiempo de entrenamiento, este se reduce ostensiblemente al usar hipnosis con este objetivo.

En estado hipnótico, con sugerencias especialmente diseñadas para cada caso, se pueden reemplazar los pensamientos intrusivos por imágenes y/o sensaciones de serenidad, que al ser rememoradas en el momento de dormir, inducen al sueño.

Por otra parte, utilizando la experiencia sobre los reflejos condicionados se promueve la recuperación del automatismo para que determinados estímulos desencadenen el mecanismo del sueño de forma automática, desplazando las dificultades en el dormir y el insomnio.

Quiero iniciar terapia

Pide tu cita ahora

Si crees que sufres insomnio, o tienes dificultad para conciliar el sueño, y deseas iniciar un proceso terapéutico con hipnosis, este es el momento de solicitar una cita para acudir a consulta. Solo te llevará un minuto rellenar el formulario.

Necesito más información

Te ayudamos a resolver cualquier duda

Si necesitas más información, o aclarar cualquier duda sobre la terapia con hipnosis para el tratamiento del insomnio, puedes rellenar el siguiente formulario y estaremos encantados de informarte sin ningún compromiso.