Cuando has tomado la decisión de dejar de fumar tienes, en principio, dos opciones; hacerlo mediante tu “fuerza de voluntad” o recurrir a diferentes terapias que facilitan este paso. En realidad todo es válido siempre y cuando consigas el objetivo que te has propuesto, pero es posible que te surjan algunas dudas si quieres recurrir a alguna terapia. 

En este caso vamos a enfocarnos en dos; la hipnosis y el tratamiento con láser para dejar de fumar. Partiremos de una premisa básica; no existe ninguna terapia que sea infalible, y que nos pueda ofrecer un cien por cien de éxito. Esto es sencillamente imposible debido a que intervienen muchos factores, y todos ellos condicionan de un modo u otro el éxito o fracaso.

Dicho esto, es fundamental entender algo esencial, ninguna terapia va a lograr que dejes de fumar si tu no has tomado previamente esta decisión y además te encuentras totalmente implicado en ella. La convicción personal y sincera de que quieres dejar de fumar es totalmente necesaria antes de que acudas a cualquier terapia.

Debes sospechar también de cualquiera que ofrezca resultados con tasas de éxito muy elevadas, o de quien te diga que su terapia es casi “mágica” o totalmente efectiva; esto no existe. A veces en nuestra “desesperación” por dejar de fumar caemos en la trampa de terapias, o tratamientos, que son el equivalente a los crecepelo que vendían aquellos individuos que aparecían periódicamente por pueblos y aldeas. Ofertas de productos milagrosos que al final sirven para poco o nada.

Efectividad del láser para dejar de fumar

Láser para dejar de fumar

Desde hace unos años se aplica un procedimiento que mediante el uso de la tecnología láser logra que nos olvidemos del tabaco para siempre. Pero, ¿en qué consiste?, ¿cómo funciona?, ¿es eficaz?.

¿Qué es el láser para dejar de fumar?

La terapia consiste en estimular diferentes puntos corporales mediante un láser diodo de baja potencia. A este método de terapia láser se le conoce como acupuntura láser, soft láser o láser frio para dejar de fumar. Es un procedimiento indoloro y, a priori, sin efectos secundarios ni contraindicaciones.

Lo singular de este tipo de láser es su sorprendente versatilidad, ya que se promociona como sistema eficaz para cosas tan dispares como tratar la alopecia, dejar de fumar, tratamientos faciales, adelgazar, o incluso en el ámbito veterinario también parece encontrar su espacio.

¿Es eficaz?

No existe mucha información sobre este método, pero si acudimos a Wikipedia podremos comprobar que la terapia con láser de baja potencia (LLLT, por sus siglas en inglés), “es una forma de tratamiento médico y veterinario muy parecida a la cromoterapia, desautorizada en los tribunales de EE.UU. hace muchos años. No existen ensayos clínicos que avalen esta terapia, y por tanto se desconocen sus posibles efectos colaterales, o si el supuesto beneficio que algunos reportan no es más que efecto placebo no controlado.

Lo cierto es que el tabaco y la nicotina actúan directamente sobre el sistema nervioso central y provocan una adicción compleja, con varios componentes. Por una parte la adicción física, y por otra la dependencia psicológica, o incluso social. Es por ello que podemos llegar a pensar que la estimulación, con una luz led, de algunos puntos de tu cuerpo durante unos minutos, quizá no sea suficiente para “desmontar” una profunda dependencia al tabaco forjada con centenares de miles de cigarrillos consumidos a lo largo de años.  Se añade además que en muchos anuncios que promocionan el láser para dejar de fumar hablan de tasas de éxito por encima del 90%, algo que parece asombroso, pero que a día de hoy no se ha demostrado con ninguna terapia o método para dejar de fumar.

Hipnosis para dejar de fumar

Nadie sabe con certeza los orígenes de la hipnosis. Desde los albores de la historia existen muchos indicios de diversas que culturas utilizaban procedimientos hipnóticos con fines curativos; entre ellos, el alivio del dolor. La hipnosis, tal como hoy la conocemos, comenzó hace dos siglos en Francia y tiene una respetable tradición científica real, ya que su práctica abrió nuevos campos en el desarrollo de la comprensión de la psique humana.

Un cirujano escocés llamado James Braid (1.795-1.860) fue el primero en acuñar el término hipnosis, y desde entonces ha evolucionado como procedimiento terapeútico tanto en la psicología como en la medicina. La evidencia apoya su uso clínico para múltiples usos terapéuticos.

En el caso de la hipnosis para dejar de fumar, e insistiendo en lo dicho anteriormente, hay que tener en cuenta que tampoco ofrece resultados “milagrosos”, y que aún siendo alta su tasa de éxito, es fundamental realizar esta terapia con la firme convicción de que queremos dejar de fumar. Una vez que cumplimos con esta condición previa, la hipnosis nos ofrece dos áreas de actuación; por una parte trabajamos con la dependencia psicológica y por la otra utilizamos técnicas que reducen o eliminan los síntomas que puede provocar la abstinencia de nicotina, es decir, lo que llamamos “mono” físico. Es por tanto, un procedimiento que abarca la dependencia al tabaco de manera completa, y actúa en el plano físico y psicológico de la dependencia al tabaco.

Existen diversos estudios científicos que avalan la hipnosis como una técnica eficaz para abandonar el cigarrillo. Por ejemplo, una investigación realizada en el Hospital General de Massachusetts comparó la eficacia de la hipnosis para dejar de fumar con los resultados obtenidos al aplicar la terapia de reemplazo de nicotina y la suspensión abrupta del hábito.

En el estudio participaron 67 fumadores que habían sido ingresados porque padecían de una enfermedad pulmonar o cardiaca; por tanto, tenían un motivo importante para dejar de fumar. Las personas podían elegir el método que prefiriesen, por lo que algunos se sometieron a sesiones de hipnosis, otros apostaron por la terapia de reemplazo de nicotina y otros decidieron abandonar el hábito de fumar bruscamente, de un día para el otro y sin ayuda.

Al cabo de 26 semanas los resultados fueron muy esclarecedores; la hipnosis demostró ser el método más eficaz, aunque  no hay ninguna técnica para dejar de fumar, ni siquiera la hipnosis, que tenga un porcentaje de un 100% de efectividad.

En otro estudio realizado en la Universidad de Iowa, hace unos años, los psicólogos Chockalingam Viswesvaran y Frank L. Schmidt analizaron diferentes métodos para dejar de fumar. Se trata del estudio más amplio jamás realizado hasta hoy en fumadores de Estados Unidos y Europa, en el que se incluyeron 633 estudios sobre 15 métodos o programas para dejar de fumar, que sumaron un total de 71.806 sujetos. El estudio probó que la hipnosis era el sistema más eficaz para dejar de fumar, superando a la acupuntura, los chicles de nicotina, los medicamentos, las técnicas de aversión, programas educativos, técnicas clínicas de grupo o consejos médicos entre muchos otros métodos. Este trabajo fue publicado en la revista “Journal of Applied Psychology” en 1992 (Viswesvaran and Schmidt, Journal of Applied Psychology, 1992, Vol 77, No. 4 534-561)

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Call Now Button Scroll to Top